blogRP

El fenómeno Cuauhtémoc Blanco: reflejo de la situación política en México

“Si algo tiene Cuauhtémoc Blanco, que hace mucha falta en la política, es esa autenticidad; no se guarda nada”

Ciclo de pensamiento crítico 2016: El fenómeno Cuauhtémoc Blanco
Filosofía vs. Gobierno

Cada año la Facultad de Filosofía organiza un ciclo de debates con el objetivo del diálogo interdisciplinar y de la reflexión crítica sobre diversos temas vigentes que podrían hallar una solución a través de la cooperación entre distintas ciencias.IMG_0171 copia

El pasado 11 de febrero nos reunimos a discutir sobre un fenómeno que ha generado controversia en nuestro país, los candidatos independientes ¿Qué significa o qué trasluce sobre la situación política en nuestro país, un fenómeno tal como el de la elección de Cuauhtémoc Blanco como alcalde de Cuernavaca?

Los participantes Enrique Siqueiros de la Facultad de Filosofía y Carlos Herrera de la Escuela de Gobierno sostuvieron desde inicio dos posturas totalmente contrapuestas.

El profesor Herrera sostuvo que el fenómeno de la elección de candidatos
independientes sin preparación alguna para gobernar, resulta contraproducente para la población; ya que como ciudadanos deberíamos preferir a una persona que cuenta con estudios suficientes y experiencia para dirigir a una comunidad. A veces por elegir al “menos malo” escogemos a personas incapaces de regir al pueblo. Estos nuevos candidatos aparecen como una nueva alternativa; sin embargo, no garantizan una mejoría en el gobierno de México. Por ello, es necesaria la preparación de verdaderos gobernantes con la formación suficiente para afrontar los retos de una nación tan extensa como lo es México.

Enrique Siqueiros defendió la relevancia que tiene Cuauhtémoc como nuevo líder político, en lo que respecta a la educación “Cuauhtémoc representa a la situación de la mayoría de los mexicanos”, si la minoría educada en México no sabe quiénes son sus representantes e incluso rehuye a hablar de política ¿cuál será la visión del resto del país que no tiene acceso a educación de nivel superior respecto a la política?IMG_0151

Debemos alterar el concepto de política que tenemos, la palabra viene del griego πολιτικός[1] que significa de, para o relacionado con los ciudadanos; no es la administración del gobierno ni la tarea que tienen los gobernantes. No podemos separar política de ciudadanía. Por ello, es necesario impulsar una visión que integre a los ciudadanos, dándole mayor poder a la sociedad civil.

La Escuela de Gobierno respondió que efectivamente, el fenómeno Cuauhtémoc Blanco es reflejo de un síntoma recurrente en el pueblo: la desconfianza hacia la élite política y un hartazgo evidente frente al sistema gubernamental.  No hay nada peor para un gobierno que perder la confianza de su pueblo. Sin embargo, Cuauhtémoc Blanco no fue elegido porque el pueblo lo viera como una efectiva respuesta a sus necesidades, sino para ceder el cargo a alguien que les parecía el “menos corrupto”. Se necesita gente con iniciativa, “nuestra licenciatura forma estadistas, quienes tendrán nociones (completas) de cada sector que conforma al gobierno”. Se requiere de una mejora sistemática posible a partir de universitarios formados humanísticamente y capaces de identificar las necesidades de los ciudadanos.

“El gobernante es como un director de orquesta, no está tocando cada instrumento, pero sabe dirigir a cada uno”  − Carlos Herrera.

El problema, según Enrique Siqueiros, radica en que las personas ya no quieren a gobernantes que hablen con diplomacia y den discursos que la mayoría no entiende; en realidad “queremos gente como nosotros”, gente del pueblo que ha vivido nuestras experiencias y entiende nuestras necesidades. A veces, como decía Platón “son más peligrosas las almas más grandes que aquellas que son pequeñas”. No queremos tecnócratas ni especialistas en una rama que no entienden que los ciudadanos somos humanos y que queremos ser tratados como tal. El profesor de filosofía defendió la postura en la cual es necesario “soltar” a los ciudadanos, dándole mayor poder al pueblo y que sus decisiones den forma al gobierno; además, no debemos aferrarnos al pesimismo antropológico de Hobbes[2].

Como cierre del artículo me gustaría resumir las posturas y encontrar los puntos en común, añadiendo las conclusiones que surgieron de los oponentes y de las aportaciones del público.

Por un lado, debemos admitir que la visión del pueblo respecto al gobierno es deplorable, la desconfianza y hartazgo crecen potencialmente. Sucesos como motines en cárceles e incluso, linchamientos de supuestos delincuentes en algunas poblaciones; son suficiente evidencia de que los ciudadanos mexicanos no están conformes con sus representantes; pero cabe preguntarnos si tenemos al gobierno que nos merecemos. Es verdad, que no podemos deslindarnos de las acciones del gobierno, ya que como lo dice la palabra la política es lo que se refiere a los ciudadanos, de nuestra participación y de nuestras acciones pende lo que permitimos que suceda en el gobierno.

La solución no es sustituir a políticos por personas sin conocimientos o experiencia; pero sí considero sano promover que un ciudadano independiente a cualquier partido se involucre de manera directa con las decisiones de una entidad, tal es el caso de Pedro Kumamoto primer candidato independiente en obtener un cargo público[3]. Pues, es una bocanada de aire fresco en un sistema tan asfixiante.

Por otro lado, educar a futuros gobernantes que sean personas del pueblo, con formación humanística y además los conocimientos técnicos necesarios fungirá como un factor estructurante en las altas esferas de gobierno. Personas de alto rendimiento con iniciativa, cercanas al pueblo, capaces de identificar necesidades en las cuales puedan aportar sus conocimientos en favor de los ciudadanos.

IMG_0131Aunando las visiones de los ponentes, es claro que México necesita de la participación de su gente para  cumplir con el fin de la política que como ya referimos en su definición, es asunto primeramente de los ciudadanos.

 

“No es necesario participar forzosamente en el gobierno. Limítate a cultivar la piedad filial y sé bondadoso con tus hermanos y ya estarás contribuyendo a la organización política.”   − Confucio

 

María de las Mercedes Espinosa Quintana

[1] Para más referencias sobre la palabra consultar el diccionario en línea Perseus Greek Dictionary.

[2] Filósofo inglés del S. XVII en su tratado más famoso, El Leviatán,  sostiene que en el estado de naturaleza el hombre era libre, pero corría el riesgo de una guerra entre todos los seres humanos, por lo que recurrió a un pacto en el que un soberano dominaría sobre todos y establecería mediante la fuerza el orden.

[3] Ganó la representación del Distrito 10 en el Congreso del Estado de Jalisco con más de 50,000 votos superando a cualquier otro partido político.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s