Sin título

Un pedagogo en un museo

DSCN3723

Museo Palazzo Vecchio, Florencia.

Los museos no sólo son un lugar dónde se guardan objetos antiguos, reliquias, obras de arte e información; los museos son un medio a través del cual se ponen en disposición al público historias, culturas, sociedades, retratos del pasado y del presente.

Es importante recalcar que dichos aspectos no son simplemente información almacenada en un lugar, si fuese así ¿de qué serviría ir a un museo? ¿No tenemos computadoras que pueden acopiar y buscar toda esa información?

Los museos no tienen la función de almacenaje de información u objetos, sino de ser un medio educativo. A través de los años se han hecho diversas políticas y programas culturales que promueven la democratización de los museos, para aumentar el influjo de personas a estos espacios culturales; sin embargo, no basta abrir las puertas de los museos y hacer descuentos. Entonces, ¿Cómo hacer a un museo atractivo y que rinda frutos en la educación de nuestro país?

 “[…] un museo no es un lugar, sino una institución que a lo largo del tiempo ha desarrollado formas particulares de comunicación y ha generado diversos conocimientos y estrategias para divulgarlos.”[1] .

Bajo la definición anterior, la esencia de los museos consiste en divulgar conocimientos y las estrategias para divulgarlos, de las cuales la pedagogía explica dos formas de proyectar un museo:

El museo laboratorio es aquel espacio que dota de una infraestructura adecuada para servir de laboratorio a un público especializado como investigadores o artistas.

El museo-atracción es cuando el museo se convierte en un centro cultural en el cual las salas de exposición ofrecen proyecciones, lecturas, cafeterías, talleres, entre otras actividades para el público culto y el público en general, motivándoles a aumentar la cultura y sus metas educativas.

 

DSCN2240
Pinakothek der moderne, München.

Estás dos características permiten responder a la pregunta inicial, pues son una posible estrategia para atraer a más público y que su contenido sea efectivo para la educación de los asistentes.

 

Aquí comienza la labor de un pedagogo, quien debe fomentar la implementación de nuevas estrategias fundamentadas a través de la investigación; además el pedagogo deberá ser capaz de crear programas didácticos y de difusión en la sociedad dónde se quieran implementar museos educativos.

Un pedagogo en un museo es la llave al conocimiento, pues su creatividad e innovación hacen al conocimiento accesible a todos.

 

María de las Mercedes Espinosa Quintana

Referencias:

Carmen Burgos Delgado, Ismael Guallar Sancho. «La investigación pedagógica en los museos.» s.f. http://acceda.ulpgc.es/xmlui/bitstream/handle/10553/4923/0235347_00001_0003.pdf?sequence=2 (último acceso: 2015 de 03 de 24).

Ochoa, Luz Maceira. «Los museos: espacios para la educación de personas jóvenes y adultas.» s.f. http://repositoriodigital.academica.mx/jspui/bitstream/987654321/21795/1/decisio20_saber1.pdf (último acceso: 24 de 03 de 2015).

[1] La investigación pedagógica en los museos. Aspectos metodológicos. Burgos Delgado, C. y  Guallar Sancho, I.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s