ivsf

¿A dónde vamos y por qué tan rápido?

La tecnología ha facilitado el desarrollo económico y social, pero sólo en la reflexión se logra un mayor perfeccionamiento

Desde sus orígenes la humanidad ha creado utensilios o técnicas para resolver o facilitar situaciones que se presentan en su vida diaria. Podemos decir que la tecnología son todas aquellas técnicas de construir un objeto o realizar una acción que satisfaga nuestras necesidades; esta definición abarca desde las técnicas básicas desarrolladas por los primeros grupos sedentarios –como la agricultura–, hasta el uso de nanochip que transmite información en instantes.

Recientemente la Universidad Panamericana realizó un debate entre la Facultad de Filosofía y la Facultad de Ingeniería entorno al impacto de los avances tecnológicos en el Siglo XXI. Alumnos de la universidad y de distintas preparatorias fueron partícipes de este evento.

Como mecanógrafa del evento presencié desde el escenario el desarrollo de la discusión; he aquí una reconstrucción de los principales argumentos:

Facultad de Filosofía

A lo largo de los siglos la dependencia hacia la tecnología ha convertido al hombre en un medio utilizado por las empresas para generar ingresos, incluso los medios de comunicación han mermado las relaciones interpersonales reduciendo la comunicación a intercambios de información.

El elemento social y humano se ha perdido en la expansión de nuestra realidad cibernética, incluso, no podemos negar, que los efectos en la dinámica social y nuestro estilo de vida han sido un fuerte impacto en nuestra salud biológica y social.IMG_3044

“Somos una célula aislada” dijo Enrique Siqueiros –coordinador de admisiones en la Facultad de Filosofía– para sintetizar este ensimismamiento de la sociedad.

En esta situación  La salud y el bienestar ambiental son elementos reducidos a intereses de tercer orden.

La “reducción de complicaciones” o la “evasión dolor” mediante la tecnología deshumaniza a la sociedad en un intento de progresar.

En el fondo, la tecnología parece aplazar los problemas en vez de solucionarlo.  Este círculo vicioso desintegra a la sociedad y destruye el medio ambiente.

La ética hedonista propagada de nuestro mundo, aspira a la practicidad, la reducción de esfuerzos, pero sobre todo a eliminar el dolor y el esfuerzo; sin embargo, nos aleja de la realidad, pues el esfuerzo y el dolor, imponen un sentido a nuestra vida.

No existen proyectos ni metas realmente satisfactorios libres de esfuerzo. Sin ellos los hombres quedamos varados en una vida sin sentido.

Facultad de Ingenierías

 Es imposible negar que necesitamos tecnología, que los avances logrados han contribuido en gran medida al mejoramiento de las condiciones de vivienda, de salud, de intercambio económico y cultural.

Los científicos han explorado y superado barreras que parecían inquebrantables, la cura de miles de enfermedades, la conexión entre pueblos y naciones enteras, gracias a los medios de transporte y comunicación, la investigación en el espacio y a niveles microscópicos han fructificado en beneficio del hombre.

El problema se encuentra, dijo Francisco Cal y Mayor en defensa de la Facultad de ingenierías, en el uso de estos medios, es la libertad del hombre la que impone el uso IMG_3029correcto o incorrecto de la tecnología.

El principal fin de los peritos detrás de las nuevas tecnologías es brindar seguridad y progreso al hombre. Proporcionarlo de herramientas para facilitar la realización de sus tareas y promover el bienestar a sus semejantes.

Cabría preguntarse, entonces, ¿cuál es el papel desarrollado por las ciencias humanas y sociales en la vida diaria del hombre?, ¿qué bienes han heredado a la humanidad? Al parecer su labor no influye en la vida del hombre, parece volar sobre la humanidad sin tocarla ni alterar su curso.

Hasta aquí el resumen de las dos posturas enfrentadas en la discusión.

Al cierre del debate se procuró una reconciliación entre ambas posturas

Por un lado, no se puede prescindir de la tecnología, sin duda ha franqueado retos que amenazaban a la humanidad y ha facilitado tareas esenciales para la vida en sociedad y el desarrollo económico.

Por otro lado, las ciencias humanas proveen al hombre de contenido cultural y plantean cuestiones sobre su existencia y su fin último, además,

Es innegable que el hombre ansía el saber, ya lo decía Aristóteles en la Metafísica: todo hombre desea por naturaleza saber. Es imposible negar la naturaleza del hombre que siempre se aventurará a nuevas formas de saber.

Actualmente el progreso tecnológico y el progreso moral llevan ritmos disparejos: avanza la libertad, pero retrocede la solidaridad, aumenta la cantidad de productos en el mercado, mientras la desigualdad social incrementa.

Esta es una invitación a la cooperación y reconciliación entre la ciencias experimentales y exactas con las ciencias humanas y sociales. A encontrar la manera en que ambos progresos tecnológico y moral vayan de la mano.

María de las Mercedes Espinosa Quintana

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s