andy-bwarhol-bmarilyn-bmonroe-marilyn-monroe-330138174

Arte en la Universidad

En un artículo anterior se habló de la necesidad de que una universidad abarque, precisamente de manera universal, todas las áreas de la vida humana, para asegurar la formación completa de sus educandos. Sin embargo, a veces, alegando la inutilidad de algunos conocimientos, se descuida o se desprecia el estudio de alguna de dichas áreas, ya sea la espiritualidad, el arte o la filosofía, por citar algunas. Las artes pertenecen a una de esas áreas del conocimiento humano que a veces resulta ser la más descuidada de todas, pues cualquiera de ellas, sea la música, el teatro, la pintura, la literatura, entre muchas otras, necesita de una dedicación especial que para muchos no es meritoria de su tiempo ni de su esfuerzo. “Para qué dedicarse a cantar, a escribir o a pintar si no tengo el talento; el único arte que lograré perfeccionar es el de perder el tiempo”, podrían alegar algunos (los más sarcásticos), pero se olvidan de que es la práctica lo que hace al experto, es justamente la dedicación, el tiempo y el esfuerzo invertidos los que finalmente sacarán a relucir aquel talento que muy seguramente pensábamos que no existía, talento que solamente estaba enterrado bajo nuestras preocupaciones acerca de la carrera que elegir, el salario que percibir, la familia que mantener y alimentar. El que decide ignorar el arte decide ignorar la cultura misma, se ignora conscientemente que a veces el arte, frente a los muchos fracasos de la ciencia, es lo único que logra expresar con la mayor exactitud la esencia de la propia vida humana. No todo es ciencia ni todo es arte, ambas forman parte imprescindible de la cultura que un universitario debe adquirir durante su vida de estudiante.

En la Universidad Panamericana se está trabajando en la realización de la obra de teatro Los Miserables, adaptación de la novela homónima de Víctor Hugo. Qué mejor ejemplo que un proyecto en el que participan conjuntamente una compañía de teatro, un coro y una orquesta, todos conformados por estudiantes universitarios, para demostrar que una persona necesita no sólo del estudio de una ciencia, sino también del ejercicio de un arte para completar integralmente su formación para la vida. Nunca será correcto desechar la oportunidad de aprender a tocar un instrumento, de aprender a caracterizar a un personaje, de escribir una novela o de ingresar a un coro, pues cada una de las anteriores actividades enriquece inmensamente la experiencia de la universidad y de la vida misma.

José Alfredo Walls Gómez, Filosofía, 2do semestre

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s