A dos años de MI feria de costos

Sólo de pensar que mañana ya es la feria de costos para los alumnos de Empresariales (y por primera vez para las alumnas de ESDAI) me hace tener una regresión a hace dos años cuando iba y venía de un lado a otro para sacar el proyecto y me gustaría compartirla con ustedes para que conozcan la importancia que este evento tiene para nosotros como alumnos.

Lo primero que deben saber es que la presión no viene sólo por la exigencia nata que caracteriza a los que alumnos que tenemos perfil UP, sino por el hecho de que es una calificación para 2 materias: Costos (que es de las que más trabajo cuestan en general) y Mercadotecnia. Adicional a esto, es la primera vez que realmente te enfrentas con tus compañeros en un trabajo en equipo que representa más que una calificación y sacrificio de tiempo, ¿por qué? Está tu inversión monetaria de por medio. Pero, ¿por qué no les platico mejor un poco cómo la viví yo?

En principio debo platicarles que mi producto fue hecho después de que mi prototipo fuera rechazado por no alcanzar el estándar de calidad pedido por la coordinación. Lo hice un día antes de que terminara la prórroga dada y no tenía ni idea de que hacer (súmenle que ninguno de mis compañeros de equipo me contestó el teléfono) y, después de marcarle como a 10 familiares para que me dieran ideas, terminé inventando un marco de madera que quedó “bien” a secas.

El segundo reto fue hacer el plan de marca con su respectiva campaña de publicidad que esa, no es por ser presumido, quedó bastante bien con un marco gigante e ir tomando foto a profesores y alumnos alrededor del campus.

Luego lo más padre, la producción. Como todos teníamos diferentes cosas que hacer y las casas de los integrantes del equipo iban desde Satélite hasta Coapa, nos dividimos la producción, cada uno de nosotros tenía que hacer 15 marcos. Yo por ejemplo estuve 3 fines de semana con un compañero para hacer nuestros 30 y aprovechar que el sabía cortar el cartón, yo unir las partes y mis hermanas pintar (sin ellas la verdad no hubiera terminado jamás). El resultado, 30 marcos listos para venderse.

Creía que todo iba a salir bien hasta que el día de la feria cuando llegue resultó que mis compañeros trajeron marcos sin adornar, mal pintados o menos de los esperados… Además de que no vendieron entre sus familiares el producto más que una. Al final del día, tras recorrer todas las áreas laborales de la universidad logré llegar a 50 unidades vendidas. Por primera vez en un par de semanas pude dormir hasta que…

“No quedan los estados financieros” De verdad casi mato a mi equipo… Faltaban dos días para entregar el estado de resultados y no cuadraba por más de $500. Dos días pegado a la computadora pasando todos los tickets y notas hasta que finalmente dio. Recuerdo que casi lloro cuando vi en los activos el mismo número que en pasivos y capital contable.

Esto es lo que yo viví, estoy seguro de que no he sido el primero que sufrió tanto una feria y que no soy el último que lo hará, así como también he visto a muchos amigos sufrirla y llevarse los premios por mejor producto, mayores ventas, mayores ingresos y mejor stand.

Como comentario final, ¿qué recomiendo a los alumnos que están a 48 horas de pararse en Jardín Central? Disfrutarlo. Sé el estrés que se siente durante estos meses, pero el momento en el que todo termina es una satisfacción inmensa saber que lograste cumplir con un reto que a la distancia se veía imposible.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s