Ver la vida para desear ser poeta

Veo la vida como un dueto eterno entre lo uno y lo múltiple. Veo la vida como el caminar lento de un viejecillo cansado. Veo la vida como fuente de Voluntad y cimiento de fe. Dicen que estoy vivo en el momento en que abro los ojos, pero me siento más vivo cuando los cierro y pienso. Dice el doctor que el calor corporal indica presencia de vida pero para mí la única vida se mide entre el filamento de una pluma y el soneto escrito en un papel. Veo la vida en un cristal nublado, sin sospechar tanto te das cuenta que la gran avenida de la ignorancia cruza con el eje del saber, unos se pierden, otros manejan a alta velocidad. Al final todos somos soñadores que intentan soñar o quizás somos sueños que intentan ser soñadores. Veo la vida con su mascarada de convencionalismos y sus pantomimas de verdades. Veo al mundo con una pluma, una pregunta y una respuesta que nunca me llega.

Veo la vida y le envió un e-mail a la utopía y me contesta con melancolía. Veo la vida con un antifaz de valores que al final son el sostén de una sociedad entera. Veo la vida y le doy gracias a mi creador. Le doy gracias a sus erratas y borradores; a sus movimientos y errores; le doy gracias por mi vida, porque me dio una pluma y no una metralleta. Y es que veo mi vida entre un tintero y un montón de sueños impregnados en papel; las estrellas me caben en los versos y en la punta de mis dedos se esconde mi más grande secreto. Veo la vida y es por eso que deseo ser poeta para entender porque la vida es como es y no como se cuenta en los cuentos.

Daniel Rocha

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s