¿Y por qué no?: El comunicador

¿Sabías que el cisne sólo canta una vez en su vida y que lo hace antes de morir? Leonardo Da Vinci mencionó éste curioso hecho con las siguientes palabras: “El cisne es blanco, sin ninguna mancha, y canta dulcemente antes de morir; ese canto pone fin a su vida”.

Un filósofo tal vez se pondría a reflexionar sobre estas palabras; guardaría silencio para escuchar tan dulce despedida, buscaría la metáfora y se tomaría su tiempo para saborear la belleza de un significado trascendental.Un mercadólogo estamparía la riqueza visual de este evento; apelaría a la sensibilidad, a la percepción del ser humano y bajo su manto daría un mensaje que penetrara sutilmente en la mente del espectador, y así lo conmueve.El comunicador no solamente escuchará como el filósofo o buscará la manera más creativa de llegar al consumidor como el mercadólogo. Es un vínculo que tiene como responsabilidad el proporcionar las herramientas necesarias para fomentar en su público un criterio propio, y con base en esto provocar un cambio en la sociedad a través de las decisiones sólidas que él mismo ayude a construir.

La verdad es que los cisnes no cantan. Es un mito nacido en la tradición literaria que generó una fantástica impresión en la mente y en el corazón de quien se deja empapar por su lectura. La misión del comunicador es ser como ese cisne, una fuente de inspiración para miles de personas que a su vez las orille a buscar la verdad tras la figura poética.

Alysius Ikniu Roldán

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s